Todas las entradas de: Vicente

Acerca de Vicente

Cf210vm2017

EL FUTURO DEL SEXO, EL SEXO DEL FUTURO

 

¿Cómo será mantener relaciones sexuales en 2050? ¿Seguiremos teniendo encuentros físicos presenciales? ¿Cambiarán las tecnologías nuestra logística sexual actual? ¿Preferiremos robots sexuales a personas? ¿Tendremos aparatos para excitarnos sin el inconveniente de tener que estar juntos?

Será uno de los aspectos de nuestra vida cotidiana que experimentará mayores transformaciones y lo que ahora nos parece ciencia-ficción será una realidad cotidiana en las próximas décadas. Los sexólogos y sociólogos expertos en el futuro del sexo son optimistas porque se abrirá un mundo de posibilidades que nos dejarán más satisfechos. Y estas alternativas empiezan ya a emerger.

Buscar sexo a través de Internet no es una tendencia, es una realidad total. Si hace unos años mucha gente creía que buscar parejas sexuales en la Red era para personas incapaces de encontrarlo en el mundo real, personas con problemas o con pocas dotes para la seducción, hoy pocos piensan de esa manera. La tendencia se ha transformado en hábito, en manera de vivir. Así la conocida sexóloga Laura Berman mantiene que Internet sí ha conseguido lo que la revolución sexual de los 60 y 70 no logró: desmitificar el sexo y hacernos menos celosos de nuestra intimidad.

La nueva logística sexual no requerirá la presencia de los amantes porque la actitud abierta a la introducción de la tecnología en las relaciones sexuales se irá intensificando hasta convertirse en un hábito. Y son muchas las tecnologías que están en la fase de prototipo antes de convertirse en productos y servicios en el mercado.

En la próxima década tendremos citas con hologramas que serán los alter ego de nuestras parejas y amantes. No necesitaremos su presencia y podremos disfrutar de una cena romántica y de un encuentro excitante y salvaje.

Empieza a hablarse del Internet de las Cosas, pero ¿qué os parece el Internet de los Genitales? En lugar de conectar el horno y el aparato del aire acondicionado a Internet, tendremos tecnologías que permitirán conectar nuestros órganos y comunicarnos sexualmente cuando nos apetezca. Es evidente que los caminos del placer van a experimentar tremendos cambios en las próximas décadas.

También la realidad virtual empieza ya a tener aplicaciones sexuales así como los robots , pero hablaremos del tema en los próximos posts para entender como cambiará nuestra vida cotidiana y la de las próximas generaciones en todos los aspectos que hoy forman parte de nuestra vida.

¿Cómo seremos en las próximas décadas? ¿Hasta qué punto seguiremos manteniendo la esencia humana al cambiar partes tan básicas de nosotros como el sexo?

 

 

 

La expansión de las máquinas inteligentes

 

NAO-Robot

Es uno de los escenarios de ese futuro que ya empieza a emerger.

La automatización del trabajo apartará a los trabajadores de las tareas rutinarias y repetitivas. En pocos años  necesitaremos cambiar la relación con nuestras herramientas porque nuevas máquinas inteligentes formarán parte de hogares, fábricas y oficinas de una manera inédita hasta ahora, en lo cualitativo y en lo cuantitativo. Veremos estas máquinas en la seguridad, la medicina, el comercio, la formación y en muchos otros ámbitos de nuestra vida.

Este cambio trascendental  nos planteará muchas preguntas poderosas: ¿qué es trabajar? ¿cómo podemos trabajar los humanos? ¿en qué somos únicos? ¿cuál es nuestro valor añadido respecto a las máquinas?

Estas máquinas ocuparán el sitio de muchos humanos pero también colaborarán con nosotros y, de esta manera, nos mejorarán, entrenando nuestras habilidades. Todos estos grandes cambios transformarán el mundo del trabajo y  elevarán los estandards laborales.

La robótica tendrá una gran fuerza: aumentar nuestras capacidades y competencias. Es el inicio de una nueva era en la que humanos y máquinas vivirán en un espacio de colaboración y co-dependencia.

Un buen ejemplo es el robot de la foto, Nao. Recientemente se ha incorporado al staff del banco japonés Mitsubishi para dar información sobre los servicios del banco,  sustituyendo a las personas que realizaban esa tarea.

 

El futuro del mercado laboral

back5

El 65% de las profesiones más demandadas en los próximos 20 años aún no existen, según un informe del Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

Por otro lado, 700 trabajos actuales desaparecerán en 20 años, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Oxford, publicado a The Economist.

Estos dos impresionante datos nos hacen reflexionar sobre el futuro del trabajo, en un país como el nuestro, donde es un problema endémico, básico. Si queremos progresar económica y socialmente, necesitamos reducirlo y eliminarlo. Y la clave es un cambio de paradigma. Enfocarse en el pasado e incluso en el presente no soluciona el problema. Necesitamos mirar al futuro y no llegar tarde, como es habitual, a los nuevos escenarios que ahora empiezan a emerger. La impresión en 3D, la robótica avanzada, los nuevos materiales o el Internet de las cosas son algunos de ellos. La capacidad de anticiparse al futuro y construirlo será una competencia clave para el éxito de organizaciones y directivos en los próximos años. La clave es focalizarse en el negocio de hoy mientras vamos creando el negocio de mañana.

Para saber cuál es el futuro del mercado laboral en el mundo y en nuestro país, aquí y allá, no necesitamos consultar una bola de cristal ni mirar arriba, hacia las estrellas, esperando una respuesta. Necesitamos poner atención e intención al escuchar a los expertos que nos están diciendo cómo es el futuro que está por llegar y leer los estudios de diferentes organizaciones del mundo que se dedican a investigar los nuevos escenarios que pronto llegarán. Y, por supuesto, aplicarlo e integrarlo en nuestro mundo laboral y social.

Nuestro país necesita cambiar la relación de las empresas y los directivos con su futuro si queremos bajar del 24% de tasa de paro y llegar, por ejemplo, al 5.5% de Australia.