EL FUTURO DEL SEXO, EL SEXO DEL FUTURO

 

¿Cómo será mantener relaciones sexuales en 2050? ¿Seguiremos teniendo encuentros físicos presenciales? ¿Cambiarán las tecnologías nuestra logística sexual actual? ¿Preferiremos robots sexuales a personas? ¿Tendremos aparatos para excitarnos sin el inconveniente de tener que estar juntos?

Será uno de los aspectos de nuestra vida cotidiana que experimentará mayores transformaciones y lo que ahora nos parece ciencia-ficción será una realidad cotidiana en las próximas décadas. Los sexólogos y sociólogos expertos en el futuro del sexo son optimistas porque se abrirá un mundo de posibilidades que nos dejarán más satisfechos. Y estas alternativas empiezan ya a emerger.

Buscar sexo a través de Internet no es una tendencia, es una realidad total. Si hace unos años mucha gente creía que buscar parejas sexuales en la Red era para personas incapaces de encontrarlo en el mundo real, personas con problemas o con pocas dotes para la seducción, hoy pocos piensan de esa manera. La tendencia se ha transformado en hábito, en manera de vivir. Así la conocida sexóloga Laura Berman mantiene que Internet sí ha conseguido lo que la revolución sexual de los 60 y 70 no logró: desmitificar el sexo y hacernos menos celosos de nuestra intimidad.

La nueva logística sexual no requerirá la presencia de los amantes porque la actitud abierta a la introducción de la tecnología en las relaciones sexuales se irá intensificando hasta convertirse en un hábito. Y son muchas las tecnologías que están en la fase de prototipo antes de convertirse en productos y servicios en el mercado.

En la próxima década tendremos citas con hologramas que serán los alter ego de nuestras parejas y amantes. No necesitaremos su presencia y podremos disfrutar de una cena romántica y de un encuentro excitante y salvaje.

Empieza a hablarse del Internet de las Cosas, pero ¿qué os parece el Internet de los Genitales? En lugar de conectar el horno y el aparato del aire acondicionado a Internet, tendremos tecnologías que permitirán conectar nuestros órganos y comunicarnos sexualmente cuando nos apetezca. Es evidente que los caminos del placer van a experimentar tremendos cambios en las próximas décadas.

También la realidad virtual empieza ya a tener aplicaciones sexuales así como los robots , pero hablaremos del tema en los próximos posts para entender como cambiará nuestra vida cotidiana y la de las próximas generaciones en todos los aspectos que hoy forman parte de nuestra vida.

¿Cómo seremos en las próximas décadas? ¿Hasta qué punto seguiremos manteniendo la esencia humana al cambiar partes tan básicas de nosotros como el sexo?