coaching ejecutivo

El coach establece una relación abierta y empática con el directivo. En un espacio 
de compromiso y confianza le entrena para potenciar su eficacia 
personal, profesional y su rendimiento en el trabajo. De esta manera el ejecutivo aumenta su valor para la 
organización y para sí mismo.

Algunas de las áreas de intervención más habituales son:

  • Entrenar ejecutivos promovidos a cargos de mayor responsabilidad.
  • Mejorar el liderazgo, la gestión y la creación de equipos.
  • Incrementar la capacidad de los directivos para gestionar y dirigir una organización: planificación, organización, visualización, control.
  • Transformar a los directivos en directivos-coach.
  • Ayudar al ejecutivo para que trabaje más eficazmente en una estructura organizativa cambiante.
  • Trabajar con ejecutivos que quieren desarrollar un nuevo horizonte profesional .
  • Mejorar el equilibrio del ejecutivo entre el trabajo y las exigencias de la vida.