shadow coaching

Es un coaching de última generación donde el coach se transforma en la sombra de un directivo o equipo: les acompaña en su jornada habitual de trabajo y observa su rendimiento. El objetivo es desarrollar habilidades directivas en los ejecutivos y conseguir equipos de alto rendimiento, a la par que una reflexión y toma de conciencia sobre metas y necesidades más profundas como la visión, la motivación o los valores. El coach ayuda al cliente a cocrear el futuro deseado, preparándole para proyectarse hacia adelante.

El coach está con el directivo durante la jornada de trabajo, tanto en sus reuniones con colaboradores, clientes o proveedores, como en su tiempo de trabajo en el despacho o en sus presentaciones. Lo observa todo para hacer preguntas poderosas y dar un feedback constructivo y motivacional. De esta manera, el ejecutivo mejora su rendimiento, su liderazgo, su comunicación y otras muchas competencias. Es un coaching muy presencial e intenso.

El coach interviene antes para planificar y organizar el día de shadow coaching. Durante la jornada, entrena al directivo para corregir y mejorar en los objetivos marcados, utilizando las herramientas propias del coaching: rapport, preguntas poderosas, escucha activa, feedback, feedforward y muchas otras. Y después de la jornada, coach y coachee diseñan un plan de acción, del cual hará un seguimiento.

En el shadow coaching para equipos , el coach está presente sólo en las reuniones del equipo porque éstas reflejan el funcionamiento del equipo fuera de las reuniones, es decir el resto del tiempo de trabajo. Son como una metáfora de lo que sucede en la organización. El coach da feedback y feedforward al equipo sobre las dificultades y avances que observa y hace coaching al equipo en global, utilizando las mismas herramientas del shadow coaching individual. Así conseguimos equipos de alto rendimiento, a través de la mejora de la comunicación, la cohesion de equipo, la motivación y la inteligencia emocional, así como reuniones más efectivas y dinámicas.